Adquirir-hábitos

¿Cómo adquirir hábitos y mantenerlos?

¿Cómo adquirir hábitos y mantenerlos?

¿Qué es un hábito? Es una práctica que realizamos como una rutina diaria y de manera repetida durante el transcurso de la vida. Se trata de una conducta no innata que se puede convertir en un estilo de vida, siempre y cuando se asuma como algo cotidiano.

Adquirir hábitos saludables es inherente al ser humano y normal, de hecho, constantemente estamos incorporando nuevos hábitos y a veces lo hacemos de manera automática sin reparar mucho en el significado. El principal desafío, es mantenerlos en el tiempo.

¿Cómo mantener hábitos saludables? ¿Cómo crear hábitos y rutinas que nos permitan ser mejores personas? En este post te lo contaremos.

mantener-habitos-en-el-tiempo
¿Cómo desarrollar buenos hábitos y mantenerlos?

¿Si te dijéramos que literalmente, cualquier cosa puede ser un hábito, lo creerías? Expertos en psicología afirman que cualquier actividad que requiera un mínimo de esfuerzo consciente y que forme parte de una rutina prácticamente automática se considera un hábito.

Por ejemplo, hay personas que tienen el hábito de tomar café todas las mañanas antes de desayunar, evidentemente este tipo de conducta se hace sin una programación previa.

La mayoría de los hábitos, se realizan de manera innata. Sin embargo, te puedes programar para desarrollar nuevos, mejores y mantenerlos. Simplemente tener un cambio de comportamiento. Sigue un plan de acción que incluya estos consejos:

Desarrollar buenos hábitos
DESARROLLAR HÁBITOS

Define una lista de hábitos o de ideas que deseas incorporar y el “para qué” de esos buenos hábitos

Una de las acciones más importantes a la hora de incorporar una nueva costumbre y mantenerla, es enumerar las rutinas que deseas cambiar y definir por cuáles las vas a sustituir. Por ejemplo:

  • “Dejar de despertarme tarde los sábados” y sustituirlo por “levantarse a las 9am e ir a correr al parque”
  • “Dejar de fumar cada vez que siento estrés” por “aprender técnicas de respiración y meditación para controlar el estrés»
  • «Mirar cada día las Redes Sociales durante más de 1 hora» y cambiarlo por «limitar y gestionar el tiempo en ver las Redes Sociales».

Para poder agregar un hábito en tu vida, debes siempre eliminar un mal hábito y automáticamente sustituirlo por uno bueno.

Luego, debes definir una acción y una meta para aprender esa nueva costumbre. Ejemplo, deseas dedicar más tiempo para compartir con tu pareja, reserva 30 min diarios luego de terminar con tus labores del trabajo y dedícate a pasar ese tiempo con tu pareja sentimental respetando cada minuto. Como meta, al final de cada semana, habrás dedicado 150 min a esta actividad y completado tu objetivo, y tendrás mayor calidad de vida.

Por último, identifica el “para qué” de tus acciones. Una de las claves sobre cómo crear una práctica positiva y mantenerla en nuestra vida es tener presente la razón por la que se está adquiriendo ese buen hábito.

Crear hábitos implica reflexionar sobre el verdadero propósito de cada acción. Muchas veces nos dejamos llevar por la corriente, o por lo que leímos en un blog sobre cómo crear hábitos saludables, o simplemente porque alguien nos dijo que lo hiciéramos.

En el subconsciente, se crea la necesidad superficial de crear hábitos positivos y nos dedicamos a la tarea automática de pretender adquirirlas sin ir más allá del asunto y reflexionar sobre el verdadero propósito.

Como consecuencia, lo hacemos un día, posiblemente tengamos éxito y así avanzamos hasta el segundo, sin embargo, en el tercer día, sucede algo imprevisto que nos impide llevar a la práctica ese nueva rutina y finalmente lo abandonamos.

¿Te ha pasado? ¿Suena muy drástico? Posiblemente sí, sin embargo, no eres la única persona a la que le ha sucedido esto, todos, alguna vez en nuestras vidas, hemos intentado vagamente convertir en hábito o costumbre cualquier acción positiva sin lograr mantenerla en el tiempo.

Existen los derechos de acceso y rectificación, se trata de rectificar sobre los errores y aprender. Es importante tener el próposito correctamente definido, difícilmente podremos rectificar y continuar con otro plan de acción para adquirir un nuevo hábito.

Además de conocer el poder de los hábitos positivos, o saber que es saludable, es importante reflexionar previamente y pensar en el propósito y en el resultado que deseas de esa nueva costumbre en tu vida, para no fracasar en el proceso de crearlo y mantenerlo.

Enfócate en conectar el hábito con tu identidad

Más allá de que un día te levantes de cama y llegues a la conclusión “debo cambiar costumbres de mi vida” la verdadera clave es conectar el propósito del hábito con lo que te representa como persona.

El método debe tener sentido para ti y estar asociado a tu identidad. Este punto se conecta con el primero, porque luego de esa reflexión profunda para encontrar las razones para adquirirlo, debes establecer conexión entre ese nuevo hábito y lo que te define como ser humano.

El verdadero éxito en el proceso de incluir una nueva práctica a tu vida y mantenerlo como parte de tu cotidianidad es unirlo a tu identidad.

Reflexiona sobre la persona en quién te quieres convertir, después de adquirirlo y la respuesta te dará más claridad sobre cómo crear rutinas para lograrlo o cómo organizar tu vida desde cero, en caso de que sea necesario.

Reflexionar sobre como cambiar hábitos

Ten presente que el hábito en sí mismo no es un objetivo, sino un viaje que te ayudará a conocerte mejor y a convertirte en la mejor versión de ti.

Existen dos preguntas muy poderosas, que te ayudarán a prepararte para incorporar un nuevo hábito en tu vida y mantenerlo para siempre, estas son:

¿En qué te ayuda adquirir este hábito?

¿Cuál es el escenario que experimentarás en tu vida a largo plazo, si llegas a adquirirlo?

Las respuestas te darán una visión más clara sobre el propósito y la conexión con tu identidad.

Por ejemplo, supongamos que deseas crear hábito de ejercicio. Durante toda tu vida, has apreciado la actividad física, pero por una razón u otra, nunca has establecido una rutina de ejercicios.

A pesar de ello, deseas mantenerte en forma, bajar de peso, sentirte mejor, aumentar tu atractivo físico, cualquiera de ellas puede ser tu propósito.

¿Cómo encontrar la conexión de ese propósito, con tu identidad? Tomando en cuenta las preguntas antes mencionadas. Las respuestas deben conectarse con tu identidad deportiva y con ese deseo no cumplido de mantener un estilo de vida saludable, esto es clave para que el hábito adquirido pueda mantenerse como algo normal de tu vida.

identidad-personal
Propicia un buen ambiente para tu nuevo hábito

¿Cuáles son las buenas costumbres de una persona? Si nos dedicáramos a la tarea de enumerar una lista sobre los ejemplos de hábitos buenos, sería extensa y quizás, hasta infinita. Cada proceso de nuevos hábitos es diferente y corresponde a la necesidad y el propósito de la persona.

Lo que sí es un denominador común es que ninguno podrá ser incorporado en tu vida si no propicias un ambiente adecuado.

Imagina que los hábitos son plantas que hay que cuidar para que den frutos. Si no posees una buena tierra con abonos que permitan a la planta desarrollarse, respirar y dar los frutos que desees, no lo logrará, de hecho, morirá en su intento de florecer.

De esta manera sucede con los hábitos. Para que puedas desarrollar hábitos positivos y logres mantenerlos en tu vida, debes incluir a otros hábitos que te ayuden a adquirir los que deseas.

Es decir, muchos hábitos necesitan de otros para que puedan llegar a funcionar. Ejemplo, deseas adquirir el hábito de tener una dieta equilibrada, antes de comenzar en tu tarea de comer más sano, debes cambiar los alimentos que compras, dónde los compras y cómo los cocinas

Antes de incluir el hábito de comer sano, hay que cambiar el hábito de comprar alimentos no saludables, por último, modificar el hábito de cocinar con aceite vegetal y sustituirlo por aceite de oliva o en su defecto, evitar las frituras.

Un buen hábito lleva a otro buen hábito y así sucesivamente hasta lograr una cadena de buenos hábitos que perdurarán en el tiempo.

Trabaja cada hábito por separado y uno a uno

No existe todavía un consenso final sobre en cuánto tiempo se forma un hábito, pero de lo que estamos completamente seguros es que, sin importar el tiempo, lo fundamental es que trabajes hábito por hábito y de forma separada.

En la cadena de hábitos, cada uno debe trabajarse por separado y dedicarle el tiempo adecuado para adquirirlo.

cambiar-hábitos
cambiar hábitos

Llevar a la acción cada hábito requiere que tu cerebro tenga la información clara, precisa y enfocada, evitando las distracciones, y los pensamientos abstractos, sin sentido y rebuscados. En ese sentido es fundamental que decidas en:

  • Las acciones que te permitirán descubrir cómo se crea un hábito separado de otro.
  • A partir de qué fecha pondrás en práctica cada uno de esas rutinas.
  • Dónde los vas a llevar a cabo.
  • Cómo los pondrás en práctica.
  • ¿Es necesario un sistema de apoyo para llevarlos a la práctica? En caso de ser afirmativo, ¿Quiénes formarán parte de ese sistema?

Evita las ideas como “quiero comer más saludable en el verano” o “deseo leer más libros a partir de otoño”, debes ser lo más decidido posible y en función a eso, preparar todo lo que necesites para llevar a cabo tu plan.

De lo contrario te ahogarás en un mar de excusas que al final, serán un obstáculo entre ti, el hábito que deseas incorporar y la meta de mantenerlo a lo largo de tu vida.

Por otro lado, el proceso de agregar un hábito en tu rutina requiere de mucha energía, concentración y foco en la meta. Intentar adquirir más de un hábito al mismo tiempo, es confuso y genera una dificultad adicional e innecesaria que no deseas enfrentar.

Los cambios se experimentan paulatinamente, no de golpe. Disfruta cada etapa para aumentar tu confianza y desarrollo personal. Es probable que, durante ese proceso, descubras cosas de ti que antes no te imaginabas.

Además, mientras celebres pequeños logros, más los valoras y te motivan a continuar el camino hasta conseguir lo que deseas. Gracias a la fuerza de voluntad y saliendo de tu zona de confort.

Incluye en tu plan de acción los 7 poderosos hábitos que cambiarán tu vida

Independientemente de los hábitos que desees incorporar a tu rutina, te recomendamos incluir estos 7 hábitos poderosos que te ayudarán a cambiar tu vida por completo.

Se trata de un conjunto de hábitos de éxito que funcionan en cualquier plan de acción que esté destinado a implementar cambios importantes:

7-hábitos-que-cambiarán-tu-vida
Inspirarte

¿Quieres adquirir hábitos saludables que se mantengan en tu vida y que te ayuden a convertirte en una persona eficaz, asertiva y altamente productiva? Busca inspiración.

Vivimos en un mundo donde fácilmente perdemos la motivación, sobre todo, cuando se trata de situaciones que sacuden y hacen dudar sobre el camino que se está tomando.

Una de las mejores formas de incluir nuevos hábitos en tu vida es comenzar por desarrollar antes el hábito de la inspiración, y de esta manera, mantener el entusiasmo para continuar aplicando los hábitos que estén en tu lista.

Lee historias que conmuevan y te dejen una enseñanza e inspírate en aquellos que han logrado sus metas y modificado sus vidas para alcanzar el éxito.

Hacer ejercicios y comer saludable

Es probablemente uno de los hábitos más populares, sin embargo, no por eso deja de ser uno de los más poderosos. Mantener una dieta equilibrada, alternada con una rutina de ejercicios es una fuente de energía inagotable.

Para tener una buena actitud ante la vida, disminuir los niveles de estrés, mantener tu salud en estado óptimo y tener calidad de vida, que te permita cumplir todas tus metas y vivir a plenitud, incluye la práctica de ejercicio y comer bien.

Poco a poco crea el hábito de ejercitarte antes de dormir, o al despertar. Dedica al menos 30 min diarios y estarás cumpliendo tu meta de mantenerte activo practicando actividades físicas.

Ahorrar e invertir eficazmente

Ninguna lista de hábitos puede estar completa sin que esté incluido el hábito de ahorrar e invertir de forma adecuada. Esto permite asegurar un futuro estable y contar con los recursos necesarios para vivir una etapa adulta tranquila y sana.

Por supuesto, además de ahorrar también debes invertir de forma inteligente para tener un verdadero éxito en el futuro. ¿Te imaginas llegar a la edad de 70-80 años y solamente vivir de ingresos pasivos? Esto se logra a través del hábito de ahorrar e invertir eficazmente.

Aprende y estudia siempre

La mejor forma de mantener el cerebro en forma y mejorar tu memoria es manteniendo un constante aprendizaje y estudio. ¿Quieres tener un cerebro óptimo que te ayude a desarrollar otros hábitos y además mantenerlos en el futuro? Aprende un idioma, estudia otra carrera u oficio, explora otras opciones, etc., y tendrás gran parte del camino asegurado.

Cualquier edad es ideal para estudiar o aprender un oficio, no tiene que ser una carrera espacial ni tampoco algo que genere mucho estrés. Concéntrate en encontrar motivación para estudiar y trabaja en eso.

Levántate temprano

El hábito rey de la productividad. Es imposible desarrollar una lista de hábitos si no comienzas por levantarte temprano. El tiempo se aprovecha mejor, tienes una mejor energía y disposición para enfrentar el día y, además, te aseguras de cumplir con tus objetivos diarios.

No es necesario madrugar todos los días, se recomienda despertar entre 6am y 7am o en función a las actividades que tengas programadas en tu agenda, en caso de que requieras un día más productivo, entonces madruga.

Sé generoso 

A medida que incorpores más y mejores hábitos y logres mantenerlos en el tiempo, el éxito llegará a ti. Por eso se hace necesario que a pesar de todo el triunfo que puedas experimentar, seas generoso en todo momento, sobre todo con aquellos que te ayudaron en tu proceso de cambio. El hábito de la generosidad es muy importante y nos permite tener un crecimiento personal, además, las personas más exitosas son generosas y agradecidas.

Enfrenta tus miedos

Cuando trabajamos en incorporar un nuevo hábito, los miedos son los primeros obstáculos que se deben derribar. ¿Cómo? Aceptando que existen miedos reales que nos ayudan a estar alertas y preparados para cualquier escenario, y separarlos de los miedos irreales que son producto de nuestra imaginación y solo dañan, paralizan y restan confianza. Cuando diferencias los uno de los otros, enfrentas tus miedos y los utilizas en tu favor.

Adquirir nuevos hábitos y mantenerlos es fundamental para tener una vida plena. Hay que considerar que todo proceso de cambio requiere su tiempo y no te desvivas en llegar rápido a la meta, disfruta el camino, aprende, vuelve a comenzar cuantas veces sea necesario y no dejes de enfocarte en lo que deseas lograr.

Comparte este artículo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *